La lotería de Ethereum explica perfectamente cómo los grandes patrocinadores corporativos de Facebook se beneficiarán de Crypto